El impacto del estrés en la salud dental

evita el estrés dental

 

El ritmo de vida que llevamos actualmente puede acarrearnos diversos padecimientos, sin embargo, muchas veces no somos conscientes del impacto que tiene el estrés en la salud dental. Este padecimiento es el causante de muchas enfermedades, esto se debe a que acumulamos de manera progresiva ansiedad y tensión constante.

¿Cómo afecta el estrés la salud dental?

Existen ciertos síntomas de los cuales no somos conscientes, estos por lo general son notados por las personas que conviven a nuestro alrededor, entre ellos podemos encontrar rechinar los dientes, tensar la mandíbula al dormir. Estas afecciones ocurren mayormente entre los 30 y 50 años, pero a cualquier otra edad pueden hacerse presentes.

La mayoría de las consecuencias se ven cuando ya no se pueden retornar, es decir cuando ya el estrés se ha vuelto crónico, no solo produce severas afecciones en la parte nerviosa de los dientes, sino que además las piezas se desgastan hasta en un 30% de su tamaño original.

Entre las enfermedades que surgen con mayor frecuencia y rapidez, están las siguientes:

·         Periodontitis

El estrés se genera a través de una hormona llamada cortisol, esta genera inflamaciones tanto internas como externas, aumentando el riesgo de una enfermedad periodontal.

·         Gingivitis

Aunque no sea difícil de creer, el estrés afecta la eficiencia y la capacidad que tenemos para cepillarnos los dientes o para hacer uso del hilo dental, esto se debe a que nos encontramos tan ansiosos y distraídos que no lo hacemos bien, y generamos una gran acumulación de residuos en las encías, las cuales se inflaman y sensibilizan.

·         Aparición de aftas

Las aftas son esas heridas blancas que aparecen en las mucosas y encías, estas varían de tamaño y en cantidad de aparición. Generalmente su causa principal son los virus y bacterias que se acumulan en la boca, cuando hay estrés aparecen en más cantidad, ya que este debilita el sistema inmunológico.

·         Bruxismo

Es cuando los dientes se aprietan mucho y como consecuencia rechinan, esto se hace de forma inconsciente, casi siempre cuando nos encontramos dormidos, pero también puede ocurrir despierto. Esta acción genera desgaste prematuro y dolores en la mandíbula al masticar.

·         Herpes labial

A pesar de que se trata de una enfermedad generada por infección o contagio, luego del primer padecimiento, el virus se queda alojado en la zona, y se libera por diferentes motivos, entre ellos se encuentra el estrés, siendo un agravante.

¿Cómo evitar el impacto del estrés en la salud dental?

Existen varias formas de evitar las consecuencias que tiene el estrés en nuestros dientes, para ello lo primero es tener el conocimiento de que estamos en constante tensión, aquí te dejamos algunas pequeñas soluciones.

  • Puede que suene lógico, pero una de las mejores formas de evitar cualquier enfermedad bucal es acudiendo al dentista una o dos veces anuales, ya que ellos podrán darse cuenta al instante de si tenemos algo grave o solo fue rutinario. Además, nos darán las herramientas necesarias para curarnos y no dejar que los males lleguen a un extremo crítico.
  • Cuando notamos que las aftas no se curan, sentimos molestias constantes en las encías o dientes, no importa que tan leves sean, debemos acudir lo más pronto posible a un especialista.
  • Hacer uso de cerdas o hilo dental todos los días, preferiblemente en las noches.
  • No debemos olvidarnos del cepillado luego de las comidas, ya que la acumulación de sarro y placa, solo acelera el proceso de desgaste o la aparición de enfermedades periodontales.
  • Buscar técnicas para combatir el estrés, y por tanto la causa principal de nuestros males.
  • Evitar bebidas o comidas con mucho colorante, y en caso de consumirlas, realizar la limpieza necesaria lo más pronto posible.

Síntomas del estrés

Al no ser conscientes de que tenemos un nivel de estrés preocupante, solemos descartarlo como autor de nuestros padecimientos y malestares, por esto es importante poder identificarlo con facilidad.

  • Cambios drásticos de humor
  • Dolores cervicales
  • Estar inestable sentimentalmente
  • Sentir mayor cansancio ante actividades leves
  • Pulso, respiración y ritmo cardiaco acelerado
  • Dificultad para concentrarse
  • Alteración en el sueño
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar