Causas del dolor de mandíbula

 

El de la mandíbula es una de las dolencias más incomodas que existen, suele presentarse como un malestar permanente al realizar movimientos con ella, como cuando intentas masticar mientras comes.

En general existen muchas causas del dolor de mandíbula:

Causas del dolor de mandíbula

El dolor puede ser provocado por distintas causas, para tratarlo es necesario ubicar cuál es el  origen del malestar.

Se  suele presentar el malestar como un leve dolor, pero poco a poco se puede ir intensificando hasta un punto donde se vuelve insoportable. Si no es tratado a tiempo puede traer consecuencias más graves.

Entre las causas más conocidas tenemos las siguientes:

Bruxismo

El bruxismo también conocido como rechinamiento de los dientes, es de las causas más comunes para el dolor de mandíbula, consiste en apretar los dientes con una fuerza innecesaria y de manera involuntaria o inconsciente. Suele ocurrir durante el día sin apenas darte cuenta o durante la noche mientras duermes, lo cual lo hace difícil de controlar.

No existe una causa totalmente definida para saber el por qué ocurre este apretón de dientes involuntario, sin embargo, diversos estudios lo relacionan con problemas psicológicos como ansiedad y estrés en exceso, los cuales se ven reflejado en este mal hábito.

El tratamiento más recomendado para este problema es la práctica de ejercicio, no solo deportes también algunos orientados a trabajar la mandíbula, esto provocará que tanto la mente como el cuerpo se distraigan y drenen la presión psicológica, otra alternativa es dormir con una férula en la noche sin embargo no es una solución rentable al largo plazo.

Osteomielitis

La osteomielitis se trata de una infección que ataca los huesos y se esparce a través de la sangre, cuando la enfermedad afecta a la mandíbula, sus efectos se sienten en la articulación temporomandibular generando un dolor constante en esta zona, además produce fiebre e hinchazón en la cara.

Al ser una infección no es muy difícil de tratar en la actualidad, en caso de sospecha se debe  acudir a un especialista el cual recetara algunos antibióticos y si está muy avanzada el doctor realizará una intervención quirúrgica, en la cual se extraerán las partes del hueso que murieron por la infección.

Desorden Temporomandibular

El desorden temporomandibular es el resultado de un problema mandibular, producido cuando la bisagra que conecta la parte inferior de la mandíbula con la zona maxilar superior no calza bien, lo que puede impedir que el movimiento de abrir la boca hacia adelante se vuelva un esfuerzo doloroso e incómodo.

Dicho trastorno tiene consecuencias graves desde fuerte dolores de cabeza, chasquido al momento de abrir la boca, dolor constante en los músculos de la mandíbula, desplazamiento en la forma de encajar entre los dientes superiores e inferiores y por último en algunos caso la parte inferior de la mandíbula se puede quedar trabada.

La solución más viable para este trastorno es la cirugía para corregir la bisagra, sin embargo en una primera instancia se suele recetar relajantes musculares y uso de una tablilla para prevenir las consecuencias del trastorno.

Abseco dental

Un absceso dental ocurre cuando se infecta una pulpa o un nervio dental, suele producirse cuando una carie se deja sin tratamiento, dejando que se generen muchas bacterias que con el transcurrir del tiempo, llegarán a la raíz del diente e infectaran el área.

Con el paso del tiempo el absceso genera un dolor constante en la mandíbula, para tratarlo es necesario que se mantenga una buena salud dental, además de acudir con frecuencia al odontólogo, para que revise el área y efectué limpiezas dentales o elimine cualquier carie.

Algunas recomendaciones

Al momento de comenzar a sentir dolor lo más recomendable es acudir a un especialista para que diagnostique cuál es el origen del malestar, sin embargo existen otras medidas preventivas que se pueden hacer cotidianamente para prevenir enfermedades mandibulares.

  • Una buena postura evita que el cuello y la zona mandibular se vean forzados constantemente, lo cual reduce los dolores causados por el desorden tempomandibular.
  • Evitar algunos hábitos tales como morderse las uñas, los labios entre muchos otros, además de tratar de no masticar constantemente objetos.
  • Consumir lo menos posible alimentos duros o chicles, también mantener una dieta sana con alimentos fáciles de ingerir.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar