¿Chupete sí o chupete no? Descubre los beneficios y los inconvenientes de su uso

consejos-de-dentista-sobre-uso-de-chupete

¿Qué hay de cierto en todas las historias que se cuentan sobre el uso del chupete? ¿Es bueno o es malo para los bebés? Como todo, depende, y dependerá de cómo y, sobre todo, de cuánto tiempo se utilice.

Una cosa sí es cierta, y esta afirmación será compartida por muchos papis y mamis que estén leyendo esto: el chupete es uno de los mejores objetos que se han inventado. Este pequeño objeto es un consuelo para los bebés, algo que los tranquiliza cuando los papis ya lo han intentado todo para sosegar sus llantos. Y es por eso que, si el bebé lo pide, no se lo
podemos negar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el llanto es una forma de comunicación para ellos, por lo que no es conveniente que, siempre que lloren, lo obtengan. Se puede optar por otras opciones, más “humanas”, como el contacto piel con piel.

Así, pues, el efecto tranquilizante es uno de los beneficios del uso del chupete. Y a este hay que añadirle otro igual o más importante: la prevención del síndrome de la muerte súbita del lactante. Está comprobado que el uso del chupete al dormir, siempre en la posición adecuada, ayuda a evitar este tipo de muerte.

Como hemos dicho al principio, el chupete también puede tener efectos negativos, sobre todo en los futuros dientes del bébé: caries, malformaciones, maloclusión… Las caries pueden aparecer durante la lactancia; hay que evitar poner el chupete al bébé inmediatamente después de darle el pecho, puesto que pueden quedar restos de leche en la boca del pequeño. Del mismo modo tampoco es aconsejable untar la tetina del chupe con miel u otros productos azucarados.

El chupete puede utilizarse sin ningún tipo de problema, pero se debe empezar a eliminar entre los 2 y 3 años de edad. ¿Por qué? Porque si no sí que pueden aparecer malformaciones en los dientes del pequeño, sobre todo cuando empiezan a salir los definitivos. Otra afección que puede derivar del uso prolongado del chupete es la mordida abierta, que consiste en que los dientes de la mandíbula superior no “encajan” perfectamente con los de la mandíbula inferior.

El equipo de odontopediatras de la Clínica Rob Dental pueden ayudar a gestionar este uso del chupete; ellos conocen a la perfección los “trucos” que se pueden aplicar para ir dejando el chupete poco a poco. ¿Hablamos?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar