fbpx

Consigue una dentadura sana

 El mejor reflejo de una buena salud es una dentadura sana.

 

kids brushing their teeth

De una correcta higiene bucodental desde niños depende incluso la forma de la cara.

La boca es la puerta de entrada al organismo y de su cuidado puede depender la salud de todo lo demás.
Como seres humanos somos difiodontos, el nombre que recibe tener dos denticiones sucesivas. La dentadura de leche tiene 20 piezas, y la definitiva, 32.
Al principio no necesitamos los dientes; pero cuando empezamos a ingerir comida sólida aparecen los primeros. Es la dentición de leche, una especie de ensayo general para la dentadura permanente que tendremos completa hacia los catorce años.

La primera revisión, a los tres años

Suele pensarse que, como la de leche es una dentadura de recambio, no tiene mayor trascendencia. Sin embargo, esas piezas son las que están haciendo sitio a los dientes permanentes. Incluso de esa dentición puede depender la forma de la cara y el encaje de los dos maxilares.
Sólo un dato: de cada cien deformaciones de maloclusión (mala alineación de los dientes), más de la mitad se debe únicamente a que no se ha cuidado la dentadura de niño.

A los tres años, el niño debe hacer su primera revisión odontológica y después, cada seis meses, para vigilar la dentadura de leche. Cuando tenga piezas dentales ya debe iniciar el cepillado. Un cepillado correcto elimina mecánicamente la placa, pero, cuando acabemos, las bacterias de la boca van a empezar a formar una nueva; por eso, al menos una vez al día, el cepillado debe ser a fondo.
Sólo cuidando a fondo la higiene bucodental podremos evitar las caries, una enfermedad de la pieza dental motivada por un planificado ataque de las bacterias. El 80% de la población las padece.

Las bacterias de la boca forman una especie de red –placa bacteriana– sobre la superficie de las piezas dentales que atrapa los restos de comida y se nutre.
La degradación de los azúcares produce ácidos que, si se mantienen, van atacando el diente. Si las bacterias logran penetrar en el esmalte, avanzarán más deprisa hasta llegar a la pulpa, el nervio. La solución es limpiar bien la zona y luego empastar.

 

La influencia del azúcar

El azúcar puede influir en la aparición de caries; pero no es el causante de ellas. Las caries dependen de otros muchos factores. Está comprobado que la relación entre el consumo de azúcar y la prevalencia de la caries es de tan sólo un 25%, y en casos muy determinados, que son precisamente los individuos de riesgo.
Según los expertos, en personas sanas, con un control adecuado de otros factores de riesgo, y con el correcto seguimiento de unas medidas de higiene bucodental, el consumo de azúcar ya no se considera un factor de riesgo para el desarrollo de caries.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clínica Barcelona

Calle Francesc Carbonell 45, Sarrià, Barcelona

Clínica Badalona

Avenida Catalunya, 68-70 Bajos, Badalona

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar